jueves, 15 de septiembre de 2016

AK-47


En la oficina estaban hablando sobre un artículo que publicó un importante diario acerca de la crueldad de un hijo de puta contra un pobre perro que nada le había hecho. No doy detalles porque sólo acordarme lo que pasó me hace caer en una profunda tristeza.
Hay momentos en los que creo que el mejor servicio que podría hacer a mis semejantes sería tomar una kalishnikov y eliminar de la faz de la tierra unos cuantos hijos de puta. Hay tantos que es difícil elegir, pero yo me concentraría sólo en los maltratadores de animales. Sé que no mataría ni siquiera a una milésima de esos miserables, pero seguramente mi acción serviría de inspiración a algún otro justiciero desquiciado. Tendría que llevar también algunas granadas de mano por si tengo la suerte de encontrarlos reunidos, pero no las arrojaría todas, reservaría una con la que me haría explotar cuando me tengan acorralado o esté mal herido.
Nos citamos con Olga en la avenida Mosconi al lado del paredón lateral de un colegio religioso. Llegué primero y esperé en el auto. A los pocos minutos ella estacionó detrás de mí. Hablamos dos o tres tonterías mientras abría la cremallera de mi pantalón. Luego se arrodilló en el asiento del acompañante y no paró hasta hacerme acabar con su boca. Se limpió con un kleenex, me dio un beso rápido, volvió a su auto y partió para su casa. No es la primera vez que hace eso y espero no sea la última.
Hablé con ella antes de entrar a mi departamento. Hablamos sólo dos palabras, me dijo que estaba apurada.


4 comentarios:

  1. Recuerdo una entrada que hice hace tiempo hablando de eso mismo, de cómo me sentiría matando a ciertos "hijos de puta", ¿me sentiría mejor? y lo que me hizo plantear mi posibilidad de asesina de asesinos...¿realmente esta gente entendería el porqué lo haces? ¿su familia lo entendería? y sobre todo...si son personas que matan a animales...¿realmente entienden lo que están haciendo como algo malo? Llegué a la conclusión de que no. Aún así no vendría mal algún héroe de estos...pero el mundo está lleno de gente que mata. Y al final...¿sirve de algo? Ya empiezo a dudarlo.
    Creo que es mejor ocupar la cabeza en otros menesteres...y si no es la cabeza otras cosas...
    un beso Alex

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un texto exagerado, como casi todos los míos. Por otra parte, sé perfectamente que cualquier acción individual no sirve para solucionar problemas tan extendidos con el maltrato, pero ese tipo de justicia no es producto de una reacción racional, sino todo lo contrario. Es una muestra de desesperanza, es haber bajado los brazos ante ciertas realidades que te aplastan. Un último acto antes de morir. Pero como todavía me quedan ganas de vivir, voy a posponer la compra del fusil para dentro de unos años y, mientras tanto, trataré de ocupar la cabeza en otros menesteres, tal como me aconsejas.
      Muchas gracias!

      Eliminar
  2. Bueno...en unos años Alex, nos compramos unos pasamontañas y a la guerra canina...y a la guerra contra las injusticias de todo tipo. Yo me apunto!

    ResponderEliminar