domingo, 25 de septiembre de 2016

el diario sexual de Patricia (1)


Como había anticipado voy a comenzara publicar unos escritos en que Patricia desarrolla sus encuentros sexuales con el viajante. Son de alto volaje erótico y ciertamente morbosos. Perfecto!

Le mandó un mensaje mientras cenaba con los amigos. Ponte el plug y vete a dormir, ya te lo quitaré yo cuando llegue. No te preocupes, no dormirás con él. Sabía que iba a protestar de que no podría dormir con el plug puesto, que no podía dormir toda la noche con "eso", que no era sano y bla, bla, bla...así que evidentemente se anticipó a todo. Aún ocupado con sus cosas y le daba órdenes. Estaba incómoda, tenía la menstruación, no se sentía muy bien, Le dolía un poco la cabeza y no estaba de humor. Antes de irse a la cama se duchó de nuevo y se puso el plug. Ciertamente una incomodidad. Pero se durmió.
Le escuchó vagamente hablar con el perro. Ya había llegado, no sabía la hora, pero no pensaba moverse ni un milímetro. La cama estaba a una muy buena temperatura y no quería desvelarse. Pero evidentemente Él no la iba a dejar tranquila. Se pegó a ella, tenía el cuerpo frío  y el aliento a alcohol. Eso la molestaba. Le besó el cuello y le estrujó los pechos por encima de la camiseta.
-Tengo sueño. -le gruñó.
-Pues yo estoy muy despejado.-fue su contestación y pasó sus manos por debajo de la tela. Volvió a gruñir y Él tiró de su camiseta hasta quitársela. Bajó las manos por su espalda y se paró encima de la bombachita, pasó un dedo y tocó el plug. -Mmmmm...buena chica...
Notó como se movía por encima de la cama y colocaba a su lado una toalla. La hizo poner encima.
-Por favor...no...quiero dormir...jolín!!! Él se colocó literalmente encima suyo con una rodilla a cada lado y le quitó las bragas. Enterrró la cabeza en la almohada muerta de vergüenza y movió el cuerpo, lo que Él aprovechó para subir su pelvis y le quitó el plug, entreabrió sus nalgas y le puso un dedo mientras le mordía el culo. Gritó.
Nunca le había mordido con tanta fuerza, le escocía y eso la hizo despertar y moverse. Sus manos eran rápidas no dejaban de tocarla, manosearla podría decirse, jamás la había tocado de esa manera.
-Eres mi puta y quiero cogerte. Ahora no te hagas la estrecha. Y quiero cogerte por la cola porque no quiero mancharme. ¿Lo entendiste puta?  Así que ayúdame y separa tu colita para mi con tus manos. Resopló, el corazón se le aceleró. No quería hacerlo, quería dormir, en aquel momento tenía un sentimiento contradictorio, quería levantarse y marcharse, no soportaba el olor  a alcohol y esas manos que parecían otras que la hacían sentir sucia.
Con una mano la agarró del cuello, pegó su boca a su oído y le susurró ¿no querías ser mi puta? las putas cuando tienen la menstruación lo hacen por la cola ¿entendiste?
Así que ábrete para mi puta sucia. No entendía como se sentía, pero hizo lo que le pedía, puso sus manos en sus nalgas y abrió su cola. Sintió como su miembro se abría paso lentamente. Intentó moverse, le hacía un poco de daño, pero él no paró. Empezó a entrar despacio hasta que la entró toda. le sentía respirar. Le sentía moverse.
-Me gusta que obedezcas. Me gusta tener una puta así de obediente...


4 comentarios:

  1. Comienza a tope este diario...

    ...veremos cómo continua. Un beso.

    (Aunque no te niego que tus reflexiones me gustan e interesen más... pero obvio que es sólo una opinión personal y sin importancia.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la chica no se anda con medias tintas.
      Gracias por lo de las reflexiones.
      Un beso muy grande

      Eliminar
  2. Espero la segunda parte de la historia. Promete, eh!

    Aunque a mi, tanta "sumisión" me da un poco de repelús.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Promete no? Yo también lo creo.
      No hay que olvidarse que esto de la dominación-sumisión se trata de un juego en que los dos la pasan bien.
      UN beso grande y muchas gracias

      Eliminar