Ir al contenido principal

sobre opinar irresponsablemente


Las personas no son conscientes de la responsabilidad que supone opinar sobre ciertas cosas. Si lo fueran no permitirían que ninguna opinión traspusiera sus labios. Sólo escucharían y jamás osarían romper el voto de prudencia que toda persona de bien debería hacer. Una opinión puede cambiar la vida de alguien. Los buenos psicólogos saben de esos peligros y por eso jamás opinan.
Dios debería tener un listado de todas nuestras opiniones fallidas a la hora de juzgarnos.
Ante las mismas circunstancias, una misma persona actúa de una forma o de otra de acuerdo al entorno que le haya tocado en suerte. Si se está rodeado de imbéciles y se es tan imbécil como para escucharlos se está condenado al desastre. Aún las opiniones mejor intencionadas pueden arruinarte la vida. Pero lo más injusto de todo es que el imbécil que aconsejó sigue su vida lo más campante mientras que el imbécil que recibió el consejo colisiona contra el mismo iceberg que el Titanic.


Comentarios

  1. Creo que opinar y aconsejar sean dos cosas diferentes. Opino cuando digo cómo veo un hecho desde mi perspectiva, con todo lo que eso implica (educación, experiencias, posición, etc.)... Aconsejo cuando digo qué haría yo en determinada situación... y eso, eso sí que es peligroso... porque nadie puede saber o creer saber cómo es estar en el lugar de otro... uno es uno y sus circunstancias, y es imposible que dos seres delante del mismo hecho reaccionen de la misma manera, y lo más probable es que ni siquiera lleguen a la misma idéntica situación; por ende, lo que es válido para uno puede (con toda probabilidad) no serlo para el otro...
    Ufff...creo que ya me [te] mareé... demasiada "filosofía" para un domingo...

    Te dejo un beso y comienza bien la semana.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado tu rincón Lo que dices y cómo lo dices
    te dejo un abrazo desde miami

    ResponderEliminar

  3. Por eso evito en lo posible no hablar de lo conozco, y aún sabiendo me lo pienso varias veces, subestimamos el poder de la palabra y sus repercusiones.

    Un beso, Alex.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

crisis de la edad

Escuchaba  a Ayleen quejarse porque aumentó de peso. No podía entender la razón por la cual antes comía y no engordaba y ahora ganaba kilos con sólo tomar agua. Pensé recordarle que con los años el metabolismo va cambiando, pero no dije nada, jamás hay que azuzar a una víbora. Esa conversación me hizo pensar que después de los cincuenta uno cae en cuenta que todo lo fisiológico va a empeorar. Es a los cincuenta cuando uno se aviva. Aunque la declinación haya comenzado dos décadas antes la toma de consciencia, como siempre, llega con retraso. No sé cuál es la razón por la cuál a los seres humanos nos cuesta tanto darnos cuenta de lo obvio. Pero lo bueno es que finalmente se aprende. Recuerdo que antes me comparaba con años anteriores. Hoy me alegro de cómo estoy porque soy consciente que nunca estaré mejor que como estoy ahora. Mañana no tendré más pelo ni mejores erecciones, es más, muy probablemente pase lo contrario. Este "darse cuenta" vino de la mano de la enfermedad de …

convivir con los errores cometidos

Fernando y Susana vienen amenazando con separarse desde hace no sé cuantos años. Como toda pareja va atravesando tiempos mejores y tiempos peores, pero en los períodos turbulentos la idea de la separación asoma intempestiva como una serpiente gigante que aguardó paciente el paso del pequeño velero. Escuché el término latino “affectio societasis” por primera y única vez hace más de cuarenta años. Es curioso el funcionamiento de la memoria, recuerdo ese término inusual y arrevesado y no recuerdo que desayuné ayer. El profesor de “Instrucción Cívica”, así se llamaba la asignatura que dictaba el Dr. López, consideraba que si desaparecía el “affectio societasis” una sociedad comercial estaba terminada, independientemente de cuánto perdurara en el tiempo. Creo que pasa igual con la sociedad conyugal, cuando se acaba el cariño, el amor, o como prefieran llamar a ese sentimiento raro y hermoso que hace que la vida parezca carente de sentido si el otro no está, la pareja se terminó, aunque su…